Dirigencia Profana

Por Cristobal Zanelli

Dibujo por Leopoldo Estol

1. PRESENTACIÓN (ABRIL 2020)

Ya no sé qué hacer. Hoy, después de un mes ya no sé qué hacer. Estoy anotado en dos materias de la facultad y soy primera generación de un curso a distancia de Dirigentes Deportivos que da el club Boca Juniors a los socios. Me pareció que era una buena idea meterme en el mundo del fútbol, mejor dicho, de la política del deporte, para darle una mano a Riquelme (en lo que se pueda) que tanto me dio a mí y a los hinchas de Boca. Este tiempo jugué bastante a un juego en la computadora que consistía en ser manager de un club. O eso me sirve para el curso o el curso me sirve para el juego.

El primer curso de Dirigentes Deportivos de Boca Juniors cuenta con cuatro módulos de un mes de duración cada uno y con cuatro instancias de evaluación que serán en forma de múltiple choice. Estoy a la espera del mail con los materiales y el cronograma de lecturas. En cinco meses, si todo sale bien, voy a tener mi diploma certificado de «Dirigente Deportivo» primera generación del club Boca Juniors. ¿Qué tal? Tal vez cuando esto pase, yo tenga mi primer trabajo en Boca, tal vez en el departamento de socios, tal vez proponiendo actividades para el club o el barrio. 

Nací para ser dirigente deportivo, nunca me había dado cuenta hasta hoy. Estadio «Cristóbal Zanelli». Museo «Cristóbal Zanelli”. El complejo «Cristóbal Zanelli» abre sus puertas a los no socios para un recorrido por la vida del dirigente que acercó a miles de hinchas el mundo Boca. El hombre, que junto a Riquelme llevó a Boca a la cima en cuanto a calidad institucional, deportiva e inclusiva de un club. Esa noche me fui a dormir y soñé con una conferencia de prensa:

Estamos en vivo con Cristóbal Zanelli, mano derecha de JR Riquelme para charlar acerca de la importancia de las nuevas políticas del club…

2. CAMPUS VIRTUAL Y MÓDULO 1

Entrar al campus virtual educativo de Boca fue como cortar la cinta de inauguración de un hospital de alta complejidad. Cuando entrás al campus te sentís parte de algo más grande. Caminando por las instalaciones del club, asomándote al departamento de socios para saludar, largos pasillos blancos que conectan las diferentes áreas, cientos de puertas con cartelitos en forma de estrella azules y amarillos. Cada uno con un nombre diferente. Fue como entrar al vestuario de los jugadores un día de semana, vestido con camisa, pantalón de vestir y zapatos, sentarme en uno de los bancos donde se cambia el equipo y reflexionar, rodeado de propagandas de Gatorade y afiches de las figuras, sobre el camino recorrido, todos los años de formación. Lágrimas en el piso del vestuario, lágrimas de orgullo, de esfuerzo, de alivio. 

– Cristóbal, acá está, lo estábamos buscando, lo necesitan un segundo en el despacho del presidente. ¿Está llorando?

-Dame un momento, ya voy, gracias. 

 A las siete teníamos una clase para darnos la bienvenida a los 5645 socios que nos anotamos. La página se saturó y no pude entrar. Un bajón. Por suerte está cargado el primer módulo que está abocado a la historia del club y sus principales deportes. 

Los textos, la verdad, son un poco cortos y no profundizan demasiado en nada. El apunte está repleto de fotos y listas de cosas con fechas y nombres. Uno de los apartados se llama “Mujeres que hicieron historia en Boca”. La foto de presentación de ese tema es una de la Raulito. Una famosa hincha del club de la década de los noventas.  En la foto se la ve a la Raulito con una gomera apuntando a la cancha mientras un policía trata de frenarla. Es un fotón. Tal vez la haga enmarcar para mi futuro despacho. El apunte termina con el himno de Boca Juniors que solo se usa para iniciar las reuniones importantes de la directiva y que además es el tono de espera cuando llamás al club.

Boca Juniors; Boca Juniors;

Gran campeón del balompié…

2.1 CHARLA DE BIENVENIDA

El presidente nos dio oficialmente la bienvenida por la plataforma Vimeo. Fue una charla de preguntas y respuestas de una hora de duración. La tuve que ver en diferido porque éramos tantos los aspirantes a Dirigentes Deportivos esa noche que la página colapsó. 5000 conectados simultáneamente. La moderadora, que trabaja en el departamento de socios, estaba muy contenta con la audiencia y le informaba al presidente a medida que iba subiendo. “Un éxito” decía. El presidente puso en alta voz a la moderadora  y empezó a hablar: «Ustedes, los socios de 18 a 35 años son la próxima conducción del club».

La chica nos comentó que tuvo que seleccionar algunas preguntas porque habían llegado 1500 al mail. Yo no sabía, no entendía, de dónde habían salido esas preguntas que terminaban siempre en “mi amado boquita” , “nuestro glorioso club” y cosas por el estilo. Al principio, sentí que las preguntas perdían seriedad si todos agregaban un adjetivo antes de finalizar en boca o boquita o boquense o bostero, pero me fui acostumbrando.  

Una de las preguntas de los inscriptos fue: “¿Qué se siente ser parte del mundo Boca?” A lo que el presidente respondió: «Es lo más maravilloso que hay» y siguió: «Boca es el mundo y nosotros vamos por el mundo». No entendía bien si nos íbamos a volver peligrosos después de estas charlas en las que todos coincidimos enfáticamente en la grandeza de algo. 

A medida que iba pasando la conversación me iba entusiasmando cada vez más. No hablamos de los módulos, para eso vamos a tener una clase en unos días con un historiador especializado en Boca. El presidente repartía frases como: «Son el futuro» o «Necesitamos que ustedes nos ayuden a decidir el rumbo de nuestro club, a recuperar la identidad de nuestro glorioso Boca”. Se hizo un silencio y el presidente dijo de reunirnos cuando finalice el curso. Pensé que si todos concurrimos a esa reunión íbamos a ser 5645 personas. 

2.2 Clase Módulo 1

Ayer tardé tanto en dormirme que sentí que se estaba haciendo de día. No paraba de pensar que la clase de Música Antigua coincidía con el curso de  Dirigentes Deportivos. Vas a tener que elegir, me desafiaba a mi mismo.  A eso de las 8 a.m me levanté de la cama.  Me preparé un café y prendí la radio. 60 mil muertos en Nueva York anunciaban. 60 mil entran en la Bombonera, pensé. Entré al mail y vi que tenía dos correos nuevos. Uno de Boca y otro de la UBA. En mi cabeza ya tenía redactada una posible carta de renuncia a la cátedra. Abrí el mail y vi que las clases no se superponían..

Después de mi clase en el rudimentario campus que ofrece la UBA, entré a la primera clase oficial del curso de Boca. Esta vez, éramos un poco menos que en el primer encuentro. Alrededor de 990 alumnos. Casi 4000 menos. La modalidad era la misma: preguntas y respuestas. La plataforma fue YouTube, pero el chat estaba inhabilitado.En la pantalla solo se veía al historiador especializado en Boca. La entrevistadora-moderadora seguía oculta en un celular puesto en altavoz. Estaba contenta con la audiencia y de vez en cuando nos informaba cuántos conectados había. Cuando me conecté al vivo,  la clase ya había empezado y el historiador  respondía una pregunta relacionada a si el campeonato del ‘91 se consideraba una estrella para la camiseta o no. Según él, no. 

La charla la estaba dando en lo que parecía su estudio. Detrás de él había una computadora con un fondo de pantalla que decía Boca Juniors escrito en fileteado porteño. Además, había banderines de diferentes equipos, figuritas de jugadores históricos, un muñeco de E.T con la camiseta de Boca, una foto que decía Let It Be  y algunos libros.

El profesor contó que es uno de los fundadores del Archivo de Boca. Nos comentó que trabajan con cosas muy antiguas y utilizan guantes para una mejor conservación de los materiales. Solo hay dos miembros y algunos colaboradores en el Departamento de Historia y nos dijo que todavía no tienen muchos libros porque no hay mucho material. 

Lo que más hicimos, fue calcular un poco por arriba, la relación entre los precios de antes y ahora. Muchas de las preguntas hablaban de plata: ¿Cuánto salía ir a la cancha? ¿Cuánto cobraba un jugador? ¿Cuánto salían los pases? ¿Cuánto valía el pro bono de la Ciudad Deportiva? El profesor trataba de responder todas las preguntas lo más objetivo que se pudiera, hasta que se hartó de hacer cuentas a partir de un pasaje de tranvía o una caja de cigarrillos de la época y dijo que investiguemos los precios del golpe del ‘30.

Todo venía bien hasta que una pregunta descolocó a nuestro profesor: “¿No considera que el himno de Boca está un poco alejado del hincha? “. A lo que el profesor respondió: “¿Alejado, por qué? La pregunta no sé si va en cuanto a la música o a la letra. La letra de un himno no se puede cambiar porque pierde su sentido. Las letras son dos en realidad, pueden buscarla si quieren. Hay una que dice que es de fuego y cielo azul y otra que dice de oro y cielo azul. Ese cambio sí vale”. Y sentenció: “Si se puede cambiar algo, es la música y no la letra. Boca es entusiasmo y valor, Boca Juniors triunfará

Mi profesor de Antigua no hubiese estado de acuerdo. La letra del himno es verdad que dice cosas como: “Es glorioso tu pendón” o “Tu bandera azul y oro en Europa tremoló” que están un poco discontinuadas. Pero bueno, solo lo vamos a usar para asambleas o eventos importantes. Es increíble como Boca va superando minuto a minuto a la Edad Media. 

Continuará….

mega888