Biografía en vivo

por Ana Wandzik
ilustraciones: Maxi Masuelli

Es una mañana de sol junto al río, el aire es tibio, Jacoby está radiante en la puerta del museo con una campera azul. Lo que sucede adentro es el tramado inteligente de una biografía en curso, o más que eso, los archivos un tanto ocultos y otro tanto inéditos de esa biografía única que es la de Roberto Jacoby. Contamos con un muy buen biógrafo, de los que saben hacerlo bien, Santiago Villanueva es su nombre. Biografía en vivo.

Traidores los días que huyeron, la muestra de Roberto Jacoby que recorre los 7 pisos del museo macro de Rosario, es… ¿antológica? ¿Oí decir? Qué término más incómodo… A veces siento que lo antologable es lo contrario al arte. Pero también escucho decir: … “es inclasificable”. ¿Entonces? ¿En qué quedamos, es antologable pero inclasificable? La respuesta es obvia a esta altura: Jacoby y la singularidad pluritodo de su obra supera la contradicción a sus anchas, y en cada plano que alumbra esta muestra existe como un aura mutante que está ahí para decirnos algo sobre la materia y los usos del lenguaje. ¡Cuándo no! No una forma de trabajar, sino muchas, solapadas. Se exponen pinturas, dibujos, esculturas, letras de canciones, fotos, poemas, videos, instalaciones. Quizás sea Jacoby el artista argentino que haya realizado más obras en colaboración con otrxs, esto nos habla de lo social que se revela en el hacer mismo de cada obra, aunque sean de lo más diversas. La obra como un aparecer social. Jacoby con Pablo, Jacoby con Fernanda, Jacoby con Nacho, Jacoby con Federico, Jacoby con Alejandro, Jacoby con todxs. No es casual que las obras más “solitarias” que encontramos en esta muestra sean los llamados “dibujos cinéticos”, que datan de los años setenta…

Clásico, Cinético, Poeta, Musical, Conceptual, Clown, Dark; los epítetos se los robo al biógrafo. Son como las categorías formales que se despliegan en este guion curatorial pero podríamos inventar más, no? Pintor informalista, Inventor, Fotógrafo social, Amigo, Nocturno, Mago. La muestra medio que abre con un busto de Marx realizado a partir de una máscara de Papá Noel. Lo que articula este despliegue es la poesía, que si bien tiene piso propio en forma de mat de yoga, está en todas partes valiéndose del lenguaje como lo que es, la más social de las materias. Jacoby empezó a editar sus poemas este año y casi alcanza la decena de libros publicados.

La que vemos es una exposición nada obvia, y generosa, del universo de las cosas que se van encontrando en el camino como sin querer. Como los accidentes felices. Esto le da a la trama de esta biografía un grado expansivo más: las historias se cuentan contándose.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

mega888